diciembre 20, 2020

VIAJE SILENCIOSO

Soy viajera, ¿sabes? En mi viaje voy muy sola. No llevo rumbo, no tengo meta, solo una sed que me seca la boca. No encuentro fuente para calmar este mal que me ahoga.

En mi silencioso viaje pienso y converso con la muerte. Quiero encontrar un nuevo sendero, para salir de este oscuro camino que no me lleva a ninguna parte. Donde hay muchos lobos con piel de cordero.

¿Por que me cuesta tanto vivir? ¿Por qué odio la noche y detesto el amanecer? ¿por qué mis días son un calvario? Me pregunto… no lo sé.

Mis sueños divagan inconformes. Fuertes mis sentimientos son. No puedo expresar mis emociones. Mi vida no tiene amor.

Mendigo al cielo una gota de agua. También hablo con Dios. ¿Por qué huye de mi la alegría? ¿Por qué no me alumbra ni un rayito del sol?

Mi alma lucha por salvar la batalla entre el odio y el amor. Mi corazón está insensible, no distingue entre los dos.

Dicen que la esperanza es dulce… yo no la albergo. Las garras depredadoras la ahuyentan de mi.

Perdí la sonrisa… la busco…y no la encuentro. Las lágrimas nublan mis ojos. Ellas… enjugan mi rostro. Silencio en mi viaje, muchas piedras en el camino…miro al horizonte, no vislumbro mi destino. Viajo sola, con las penas que me inundan , temiendo encontrar a las fieras en este camino sin final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *