junio 19, 2021

A MI MADRE

Madres que hermosa eras…

Con tu rostro arrugado

lucías como una estrella.

Ahora, en el cielo te puedo ver.

Fuerte mujer,

con cabellos siempre teñidos,

ojos penetrantes,

música para el oído.

Madre, cuántos besos tus labios me dieron.

Me sabían dulces como la miel,

a fragancia de rosas,

suaves, como tu piel.

Que hermosa la mañana madre

cuando me venías a despertar,

eran tus linda palabras

las que entre sueños podía escuchar.

Sobre pétalos de orquídeas,

y acompañada por los Ángeles

en silencio, te marchaste.

Tus huellas infinitas… en mi dejaste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *